martes, 29 de agosto de 2017

La la land, la película que quizá nos dice que quizá perseguir tus sueños a toda consta no es lo correcto






(Toda la crítica es un spoiler, si no has visto la película, no sigas leyendo.)
Ese final, ese maravilloso final, ese giro inesperado de la vida que pudo ser y no fue, de la historia alternativa que existiría si ambos, o al menos uno de ellos, hubiesen dejado de lado sus sueños.
Dilema difícil el que nos plantea Damien Chazelle en esta obra maestra del CINE con mayúsculas, letras luminosas, y música de jazz de fondo.
La trama no puede ser, en apariencia, más sencilla: chico conoce a chica, o más bien, la música que brota de la rebeldía, del enfrentarse al orden establecido, del salirse de lo políticamente correcto y seguir aquello que emana desde dentro, hace que chico conozca a chica. Ese punto de ser diferentes, de no encajar, de perseguir aquello que bullía en su interior, hace que los dos protagonistas, prodigiosamente interpretados por Emma Stone (Mia) y Ryan Gosling (Sebastian) se conozcan, y a partir de ahí, surja el amor. El amor, rodeado de música y de baile y de secuencias inolvidables, bien sea por la incomparable química que desprende la pareja protagonista, bien sea por la magnífica coreografía, realización y fotografía. Luego vendrá el entenderse, el convivir, el sentir… y el malvivir; y las decisiones erróneas a las que la vida casi sin remedio te empuja. Y ella quiere abandonar su sueño, y él la persigue para convencerla de que no desfallezca. Y luego viene esa frase que dice "te querré siempre", y nos tememos que la bonita historia se escapa sin remedio.
Y a continuación, cinco años después de esa frase, viene el final. Ella ha triunfado con su película en París, se ha convertido en estrella de cine, y vuelve al bar en el que trabajaba cuando, precisamente, idolatraba ser estrella de cine. Su sueño se ha cumplido. Y él es pianista, y tiene su club de jazz, y ya no es un músico a sueldo que tocaba lo que no sentía. Su sueño se ha cumplido.
Y una noche después de un concierto... ella deja a su hija en su casa, ella sale a cenar con su marido, que es otro, y los dos van a tomar una copa a un club de jazz, que es el de Sebastian. Él toca su canción, la canción con la que se rebeló contra las ataduras del sistema, la canción que hizo que ella se fijara en él, y se identificaran sus almas gemelas. Sus miradas se encuentran mientras él está al piano y ella está sentada en la mesa, casi sin poder respirar por los azotes del vendaval de los recuerdos. Comienzan las notas, y sus cerebros rememoran, e imaginan todo lo que pudo ser y no fue, mientras el director nos lo muestra a nosotros en el nostálgico formato del vídeo de ocho milímetros… Termina la canción, y ella se va, no sin antes lanzar una última mirada hacia el escenario, donde él la mira, los dos asienten, y los dos sonríen. Los dos han alcanzado sus sueños... pero los dos se van cada uno por su lado.
¿Por qué no te fuiste con ella a París, Sebastian? ¿Por montar un club de jazz? ¿Vale más un club de jazz que esa vida en conjunto que vimos, que vivimos, en el maravilloso vídeo del posible Universo paralelo en formato de ocho milímetros?
Esa sonrisa común al terminar, en la despedida, deja el final abierto para que cada espectador piense lo que quiera. Pero el discurrir de la película parece querer decirnos, que ese amor tan bonito y tan musical que vimos, era un escollo para que los dos por separado consiguiesen lo que tenían planificado. Por ese amor, él se deja llevar por la urgencia del dinero, y ficha por una banda que le proporciona ingresos pero que lo deja vacío por dentro, que lo encasilla en la madurez y la responsabilidad, y le hace perder la esencia de su personalidad. Por ese amor, ella tiene que soportar que él se disuelva interiormente, que ya no sea ese músico apasionado que le hizo amar lo que antes ni entendía, y por eso pierde la energía que necesitaba para su propia carrera de artista.
Cuando rompen después del "te querré siempre", se liberan del amor, del obstáculo. Se separan, y finalmente logran materializar esas ambiciones que bullían en su fuero interno…
Ante este planteamiento, parece claro que el director nos está diciendo que, para conseguir tus sueños, tienes que sacrificar muchas cosas, algunas de ellas muy valiosas. Pero sinceramente, lo que visualizamos en el vídeo de esa vida que pudo ser y no fue, vale millones de veces más que una portada de revista, y por supuesto, que el más perfecto y soñado club de jazz. Sin dudarlo ni un segundo, yo escogería el amor Sebastian. Yo me iría a París, aunque fuese a tocar el resto de mi vida en un cuchitril.

domingo, 27 de agosto de 2017

El nacimiento del tiempo. Ilya Prigogine 1988






· En un estado en equilibrio las fluctuaciones mueren, y el ambiente vuelve rápidamente a su estado homogéneo. En un sistema alejado del equilibrio las fluctuaciones pueden amplificarse y se produce una evolución del sistema.
· Existen sistemas dinámicos tales que el conocimiento finito de las condiciones iniciales no permite prever el resultado del juego.
· En estos sistemas, un cambio infinitesimal de las condiciones de inicio pueden producir un suceso completamente diferente.
· La naturaleza nos obliga a introducir la probabilidad como factor, independientemente de la información que poseamos.
· La energía de la materia compensa la de la gravitación, así la energía total permanece constante. En el vacío absoluto no hay ni gravitación ni materia.
· Podemos imaginar la historia del universo como la de una reacción química que queda bloqueada por sus propios productos de deshecho hasta que éstos son eliminados, y una nueva explosión vuelve a ser posible.
· Yo creo que se formará otro universo cuando las condiciones astrofísicas sean favorables.
· El fenómeno irreversible provoca una ruptura de la simetría de tiempo. Al igual que, en situaciones fuera del equilibrio se provoca una ruptura de la simetría espacial por la aparición de zonas de quiralidad opuesta. (dextrógira)
· NO-equilibrio y no-linealidad son conceptos ligados.
· Las ecuaciones no-lineales tienen muchas soluciones posibles y por consiguiente una multiplicidad, una riqueza de comportamientos que no se puede encontrar cerca del equilibrio.
· En la vigilia aparecen los valores casuales. La información que puede estimular al cerebro es de una variabilidad enorme.
· El mundo externo (las experiencias) permite polarizar la actividad cerebral en base a una dirección u otra y de esta manera llegar a la actividad cognitiva.
· No habría objetos materiales en un universo en equilibrio. La evolución del universo no es en el sentido de la degradación sino en la del aumento de la complejidad.
  • La dialéctica entre la gravitación y la termodinámica puede generar muchas posibilidades. El porvenir permanece abierto, no se puede prever. El tiempo es creación.

martes, 22 de agosto de 2017

El señor de las moscas (William Golding, 1972)






·       Sabían muy bien por qué no lo había hecho: hubiese sido tremendo ver descender la navaja y ver cortar la carne viva, hubiese sido insoportable la visión de la sangre…
·       Y en cuanto a la fiera, cuando matemos algo le dejaremos un trozo a ella. Así a lo mejor no nos molesta
·       Dartmoor era un lugar solitario, con potros salvajes... Pero el atractivo de lo salvaje se había disipado.
·       A su espalda surgió un gran ruido. Obedeciendo a un instinto hasta entonces ignorado por él, giró bruscamente hacia el descampado y las lanzas se perdieron en el espacio sin alcanzarle.
·       Quizá sí hay una bestia… quiero decir, quizá la bestia somos nosotros…
·       La pareció ser Bill pero, pensó Ralph, realmente ya no era Bill.
·       El cráneo le contemplaba como alguien que conoce todas las respuestas pero se niega a revelarlas.
·       Roger ha afilado un palo por las dos puntas…
·       Y en medio de ellos, Ralph lloró por la pérdida de la inocencia, las tinieblas del corazón del hombre, y la caída al vacío de aquel verdadero y sabio amigo llamado Piggy.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...